miércoles, 22 de julio de 2009

La magia y la Rhodesia


Doña Pascua hablaba lento, con paz. A ella la visitaba todos los fines de semana Ramiro, que era hijo de unos amigos de su familia. Este pibe fue mi salvo conducto para ingresar a la casa "mágica" de mi vecina.

Dos cosas me llamaron la atención cuando entre a su casa. La primera fue un televisor color (cosa difícil de encontrar allá a principios de los ochenta) que tenía control remoto. El pequeño instrumento era un rectángulo de madera con una almohadilla cubierta por una especie de enrejado (similar a los que envuelven a los micrófonos). Al ser presionado emitía un ruido como el que hacen los juguetes de los bebes. Ese sonido servía para cambiar los canales. "Sin dudas era magia..."
Pero eso no era todo cuando Ramiro aplaudía o golpeaba el piso y el televisor tambien cambiaba el canal.

Lo segundo que me llamo la atención y que recuerdo con más cariño es que en el modular tenía atesorado golosinas.
Después de jugar, Ramiro se acerco a Pascua y le: - dijo tenés masitas?. Pascua fue al modular y saco dos Rhodesias. Yo no entendía como sabía que ese día iba a ir yo tambien a visitarla. Sin duda todo era magia.

5 comentarios:

el hippie dijo...

Como esta creciendo el blog del Narrador!! Un abrazo y una Rhodesia.

Anónimo dijo...

gaston, muy bueno el blog y las historias...
saludos
diego

El Hippien Intergalactico dijo...

fijate en rosario3.com!! en la paguina principal a la derecha!! podes mandar tu blog y ellos te lo publican ahy...

Narrador de Historias dijo...

Gracias Martin un abrazo

malena dijo...

Muy tierna tu historia..