martes, 30 de junio de 2009

El penal de Martín


Voy a compartir con ustedes, un breve relato sobre un penal que paso a la historia del barrio Uriburu y la Guardia de Rosario.

Cuando realizaron las obras de calle Uriburu (asfaltaron la mano que faltaba allá por 1988) una centena de pibes nos quedamos sin potreros, a esto hay que sumarle que los baldíos que no valían dos mangos, se transformaron en apetecibles para el mercado inmobiliario. Así fue como el fútbol fue relegado a pasajes y calles poco transitadas. Ahí podíamos despuntar el vicio los "niños" que teníamos entre 9 y 13 años.
En mi barrio había varios equipos. En el que yo jugaba se lo reconocía como el "Equipo de Martín", esto no es por que era el más grande, o el dueño, era porque Martín era el que mejor jugaba. Sería como dice Adidas: Martín + 10 (ó 6, o lo que sea siempre que estuviera Martín por supuesto). Nuestro clásico rival eran los pibes de Yugoslavia (esto no era por que sean la selección del país de
Tito, sino porque sus jugadores habitaban en el pasaje del mismo nombre). No falto a la verdad si digo que eran nuestros hijos, les pintábamos la jeta de locales y de visitante, porque esto hay que dejarlo en claro, se jugaba en ambas condiciones.

Nuestro problema más grande era otro equipo... el equipo "Independencia" que se juntaban en Pte. Roca y Estados de Israel. Esos, perdónenme, eran unos hijos de puta, jugaban muy pero muy bien. Además eran más grandes y más fuertes, condición que "sacaban a relucir" si por alguna casualidad alguien se "equivocaba" y empezaba un partido ganándoles.

Sobre ellos y nosotros quiero contarles esta pequeña historia hoy.

Después de muchas derrotas nos disponíamos a jugar un nuevo partido contra Independencia en terreno neutral. El patio principal frente a la parroquia "Ntra. Sra. De la Guardia" .

Las disposiciones tácticas las dio como siempre Martín. El correría por toda la cancha, el resto cada uno en su posición. Yo, como era el más grande físicamente, debía hacer marca personal al mejor y más grande jugador del Independencia "El Indio". "El Indio" no era muy alto , pero era fuerte como un toro, tenía cabello oscuro que descansaba en sus hombros. La mirada sombría denotaba que no había tenido una infancia fácil, y jugaba siempre con una remera roja. Martín me pidió que hiciera todo lo posible, hasta lo no permitido para neutralizar a este muchacho que jugaba con la irreverencia del mismísimo Maradona.

El partido, como siempre, era en serio, con dos tiempos y todo.

El primer tiempo fue bastante parejo. El indio estaba fastidiado por mi marca. Porque, y esto creo oportuno aclararlo, yo no soy bueno para el fútbol, pero tengo un talento innato para molestar a la gente.
El segundo tiempo comenzó con un golazo de Martín (quien otro no?) y después de ahí todo fue del Independencia. Nos cagaron a pelotazos, fue durísimo el embate al que fuimos sometidos. El Indio me canto a patadas todo el segundo tiempo, mezcla de bronca e impotencia.

Faltando pocos segundos para el final a Martín lo "levantaron por los aires" muy cerca del arco. Nadie dudo que la falta era un penal. Acordamos que el partido no terminaba con el penal, sino cuando la pelota saliera afuera. Así fue que Martín nos junto a todo el equipo y nos dijo. - Si lo meto ganamos dos a cero. Si me lo ataja el arquero, capas que saca y nos empatan. que hago?
Nosotros le respondimos que trate de hacerlo, pero por las dudas no esperábamos el rebote adelante y que nos quedábamos todos abajo.
Así fue como desde una posición mas que privilegiada vi a Martín pararse frente a la pelota. Miro al arquero. Volvió a acomodar la pelota, e hizo una corta carrera. Con fuerza la pateo afuera. Se dio vueltas y cagandose de risas dijo ¡¡¡Ganamos!!!.

Ese fue el primer partido que le ganamos a Independencia, y el último, por supuesto, que jugamos contra ellos.

11 comentarios:

LEONEL GIACOMETTO dijo...

BUENÍSIMO TU BLOG, TE INVITO A MÍO enceguecido.blogspot.com

Anónimo dijo...

jajaja muy bueno!! martin

Anónimo dijo...

te copie la idea del Ipot para el Hippie Intergañactico

Anónimo dijo...

final tan previsible como repetido, lleno de lugares comunes, y horrores de ortografía (otro lugar común, para no desentonar)

Anónimo dijo...

me gusto mucho la historia. espero que sigas contando mas.

Anónimo dijo...

siempre hay tiempo para mejorar!

Anónimo dijo...

para los errores podes usar algún corrector, blogspot te da esa posibilidad. Si lo que contas son historias y no es literatura (lease cuentos) los finales son como son, no hay manera de cambiarlos. Anónimo 17.15 creo que si buscas ficción este no es el lugar.

Anónimo dijo...

todo lo que implique palabras es literatura, de todas maneras, historia o ficción, no deja de ser aburrida.

Narrador de Historias dijo...

a todas y todos gracias por sus opiniones. La crítica siempre ayuda. Nuevamente Gracias.

Anónimo dijo...

Recien descubro este hermoso blog con muchas historias del Barrio La Guardia, me interesa que nos comuniquemos mi correo estelarosario7_7@hotmail.com.

Anónimo dijo...

muy buen la historia , la guardia buenos recuerdos ..